Las extrañas formas de Dios de entrenarte.

Share This:

 

Las extrañas formas de Dios de entrenarte.
¡UNA FUERZA EXTRAÑA SACUDIÓ MI MANO Y LA TAZA DE TÉ CAYÓ!

 

 

Por   Makko Musagara

 

Las extrañas formas de Dios de entrenarte.

Estimado lector, Dios está entrenando a muchos cristianos en preparación para diferentes tipos de ministerio, pero ellos no lo saben. En este artículo les muestro algunas de las formas extrañas que Dios usó para prepararme para el ministerio.

Una fuerza extraña golpeó mi taza de té.

Poco después de recibir a Jesucristo como mi Señor y Salvador, Dios comenzó a prepararme para el ministerio. Un día sentí que su voz me impulsaba a comenzar un ayuno. Seguro que esta era la voz de nuestro Padre Celestial, pero pensé que el ayuno comenzaría dos días después. No sabía que mi decisión había desagradado a Dios. Al día siguiente, durante mi desayuno, mientras sostenía mi taza de té caliente, una fuerza extraña salió de la nada y me estrechó la mano. Como resultado, la taza de té junto con su contenido cayó al suelo. Recordé lo que Dios quería que hiciera y comencé a ayunar de inmediato.

Una jauría de perros peleó cerca de mi residencia.

En otra ocasión, alrededor de la medianoche, el Señor me despertó para orar, pero estaba tan cansado que seguí durmiendo. A menos de cinco minutos de mi sueño, el Señor movilizó a muchos perros de mi aldea. Todos se reunieron cerca de mi residencia y empezaron a pelear entre sí. Fue como una Segunda Guerra Mundial de perros. No había forma de que alguien pudiera seguir durmiendo bajo tal ruido. Tuve que levantarme de la cama para rezar. Por extraño que parezca, la gran pelea se detuvo tan pronto como comencé a orar. Desde entonces salgo rápidamente de la cama tan pronto como el Señor me despierte, no sea que Dios traiga de vuelta la jauría de perros.

El ángel de Dios me despertó.

Durante mi entrenamiento, Dios tuvo muchos problemas para despertarme para orar. Una vez alrededor de la medianoche me despertó, pero rápidamente volví a acostarme. Esta vez me cubrí toda la cabeza para evitar que nadie me molestara. Esta vez Dios envió un ángel que quitó la manta y las sábanas que cubrían mi cuerpo. Rápidamente me arrepentí y entré en profunda oración.

Mi vehículo derribó a una colegiala.

Un día, durante mis primeros años de Salvación, tuve una discusión con mi esposa que resultó en un intercambio de palabras. Después de este intercambio me fui a mi lugar de trabajo. Mientras conducía cerca de un cruce concurrido, una colegiala adolescente que estaba cruzando la calle se asustó por un camión pesado que se acercaba ululando. Mientras esta chica corría hacia atrás tratando de evitarlo, corrió hacia mi auto que la derribó. Afortunadamente, esta chica solo sufrió algunos moretones. Solo le dieron analgésicos en el hospital donde la llevé. A partir de esta experiencia, el Señor me enseñó a no tener nunca intercambio de palabras con nadie, incluida mi esposa. El Señor me reveló que el intercambio de palabras abre puertas a los demonios que pueden causar graves daños a la vida de un cristiano. Desde entonces siempre he evitado cualquier intercambio de palabras con mi esposa. Cuando las cosas se salen de control, me disculpo y entro en una habitación cercana a orar.

Un ayuno roto conducido al tormento de los demonios.

Una vez rompí un ayuno antes de la cantidad de días que le había prometido a Dios. Esa noche fui atormentado por demonios y pesadillas hasta el amanecer. El Señor me dijo que cuando un creyente se compromete a ayunar un número específico de días, se convierte en un pacto entre esa persona y Dios. Cuando rompes este pacto, abres puertas para que los demonios te atormenten.

Problemas de trabajar un domingo.

En tres ocasiones tuve muchos problemas mientras hacía otras cosas en la ciudad en lugar de asistir a los servicios religiosos dominicales. A partir de estas experiencias, el Señor me enseñó a honrar siempre los domingos como días de descanso y como días para la iglesia. Cuando trabajas un domingo, abres una puerta para que las maldiciones te atormenten.

Las extrañas formas de Dios de entrenarte.

Cómo conquistar este mundo.

Satan’s very heavy presence.

Share This:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *