La ira puede robar todas tus bendiciones celestiales

Share This:
La ira puede robar todas tus bendiciones celestiales
 Satanás puede usar su enojo para robarle todas sus bendiciones.

 

 

Makko Musagara

 

La ira puede robar todas tus bendiciones celestiales.

Querido lector, Satanás puede no atacarte de muchas maneras, pero si logra enojarte, entonces te habrá acabado. En este artículo te muestro por qué la ira puede robar todas tus bendiciones celestiales.

La presencia de Dios.

La presencia de Dios es lo primero que desaparecerá cuando te enojes. El Espíritu Santo huirá de ti. Esto es exactamente lo que le sucedió al rey Saúl.

Robando tu paz.

Cuando te enojes, Satanás te robará la paz mental. Los demonios de la inquietud te invadirán. La constante ira del rey Saúl le quitó toda la paz que tenía.

Protección divina.

Cuando te enojas, los ángeles de Dios pueden huir de ti.

Bendiciones celestiales.

Cuando te enojes, Satanás ordenará a sus poderosos demonios que intercepten y roben tus bendiciones celestiales. Estas bendiciones nunca te alcanzarán.

Robando tus finanzas.

Cuando Satanás se dé cuenta de que estás enojado, enviará demonios para robar tus finanzas.

Robando el favor de Dios.

Si te enojas, Satanás te quitará el favor de Dios de tu vida.

Robando tu buena salud.

Cuando te enojes, Satanás ordenará a los demonios de la enfermedad que te ataquen. En unos días te despiertas con una nueva enfermedad.

 

La ira puede robar todas tus bendiciones celestiales
 La ira abre las puertas para que los demonios de la enfermedad te ataquen.

 

 

Cielo.

Los ángeles de Dios nunca permitirán que una persona enojada entre al cielo. Puedes terminar en el infierno si mueres con ira en tu corazón.

Lo que dijo Jesús sobre la ira.

Jesucristo instruyó a todos los cristianos a no reaccionar nunca a la provocación. Mantén la calma, no te enojes, por más provocación que sea. Si alguien te da una bofetada en la mejilla izquierda, demuéstrale que no estás enojado en absoluto.

Y si alguien quiere demandarte y quitarte la camisa, no te enojes, entrega también tu abrigo. Si alguien te obliga a ir una milla, no te enojes, ve con él dos millas (Mateo 5: 38-41).

 

 

 

 

Lo que el Señor me dijo sobre “Y no nos metas en tentación”

Share This:
Seguir Makko Musagara:

God gave Brother Makko Musagara a special message to protect all believers from temptations and trials. Read this message from thiswebsite.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.