El pecado abre la puerta a Satanás

Share This:

El pecado abre la puerta a Satanás

El pecado abre la puerta a Satanás.

 

Por  Makko Musagara

 

El pecado abre la puerta a Satanás.

Esto va para todos los cristianos que han mantenido a Jesucristo como su Señor y Salvador personal. Mientras camines en justicia y santidad, Satanás estará fuera de tu vida. No importa cuánto intenten Satanás y los demonios empujar las puertas de su vida, estarán firmemente cerradas. Satanás y los demonios permanecerán fuera de su vida esperando cualquier oportunidad disponible. En el momento en que te adaptes a este mundo y deseches la santidad y la justicia, el pecado caminará hacia la puerta de tu vida y abrirá todas las puertas para que Satanás entre. En esta coyuntura, Satanás y los demonios no lucharán; les resultará muy fácil entrar en su vida.

Tu lucha con Satanás.

No importa cuánto luche, puede resultarle muy difícil hacer retroceder a Satanás. Incluso si invocaras el Nombre de Jesús o su Sangre, Satanás seguirá viniendo hacia ti con furia porque el Señor ya te habría dejado para luchar con tu fuerza humana. Nadie ha vencido a Satanás con su propia fuerza humana (Jueces 16: 20-21).

Solo una acción hará retroceder a Satanás.

Mientras Satanás y sus demonios corren en tu dirección para destruirte a ti y a los miembros de tu casa, solo una acción de tu parte en ese mismo momento detendrá a Satanás. Si clamas a Dios nuestro Padre, a través de su Hijo Jesucristo diciendo que lo sientes mucho; y buscas su perdón, prometiéndole a nuestro Padre que nunca volverás a repetir tal pecado, algo sobrenatural sucederá. Dios te perdonará porque está escrito en la Biblia que:

« Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad.» 1 Juan 1: 9.

Dios hará retroceder a Satanás.

Cuando te arrepientes de verdad ante Dios y le prometas a Dios que nunca volverás a repetir ese pecado, Dios extenderá su mano poderosa y hará retroceder a Satanás fuera de tu vida. Él cerrará con llave la puerta de tu vida para que Satanás no vuelva a entrar. En esta coyuntura, incluso Jesucristo no te condenará. Jesucristo solo te exigirá una cosa:

Y Jesús dijo:—Tampoco yo te condeno. Ahora vete, y no vuelvas a pecar.  «. Juan 8:11.

 

 

Despeja el camino para Jesús

 

 

 

Share This:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *